Un mensaje sincero de nuestra Directora, Michelle Laguerre

Incluso cuando sus palabras atravesaban mi corazón como un afilado cuchillo, le tuve que preguntar: ¿Mi mamá, tiene cáncer?” Oh, sí, definitivamente”, contestó el doctor. “Necesita operarse ahora. No recomiendo que viaje en avión a Nueva York”. Desde ese momento sentí que mi alma abandonaba mi cuerpo. Mi mamá se ha vuelto más lenta, y yo he hecho ajustes a su andador ortopédico, pero ella es todavía mi compañera de viaje, mi fiel puntal que me apoya incondicionalmente, la mujer que me sostiene. Y a mí, como a muchos cuidadores, me envolvió el miedo, el pánico, la culpa y el desamparo. No importa nuestra raza, sexo, profesión o nuestro nivel socio económico. En esos primeros momentos cuando enfrentamos el diagnóstico complicado de un ser querido, se hace visible la parte frágil del cuidador. Esta vulnerabilidad hace que todo sea diferente.

Para mí siempre ha sido sagrado entregar a los cuidadores el apoyo, la información y la orientación que necesitan. En Círculo de Cuidados, nos reunimos con los cuidadores en esa etapa de fragilidad; sabiendo que a través de esa vulnerabilidad se encuentra una persona con la fortaleza y la capacidad para trabajar con los altos y bajos de la vida de un cuidador. Al fin y al cabo, algunos de nosotros también somos cuidadores

Posted in Circulo de Cuidado.