Ocho sugerencias para salir a comer con una persona que sufre de demencia

Los cuidadores generalmente evitan salir a comer a un restaurante con un ser querido a su cargo. No es necesario que lo haga. Una vez que sepa cómo enfrentarlo, y se acostumbre, usted y su ser querido se beneficiarán enormemente.

 

Por Bob DeMarco

Alzheimer’s Reading Room

 

Hace varios años, escribí El lamento del cuidador de personas con Alzheimer- No puedo llevarla  a un restaurante porque come con las manos; y ahora, una vez más, me recuerdan lo difícil que puede ser para los cuidadores salir a comer con su ser querido.

 

Uno de los mayores problemas que los cuidadores enfrentan es el estigma que tiene la enfermedad de Alzheimer y la demencia. Para algunas personas, esto puede ser una enorme dificultad y desafío emocional y psicológico para los cuidadores.

 

Algunos cuidadores superan este obstáculo llevando una tarjeta que pueden entregar a las personas que trabajan en los lugares que visitan, o a las personas que conocen cuando salen. Como la persona anterior.

 

Con Dotty, aprendí que es importante tener un buen plan antes de salir a comer.

 

Por ejemplo, aprendí desde el comienzo que llevar a Dotty a comer a un restaurante elegante no iba a funcionar.

 

El mejor lugar para comer generalmente es un lugar con asientos en forma de cabinas o compartimentos.

 

Cuando nos sentamos en un asiento de este tipo, nos ubicamos al otro lado de la mesa al frente de nuestro ser querido. De esta forma podemos conversar fácilmente con ellos, podemos tomarles sus manos y darles seguridad cuando sea necesario.

 

Cuando llevé a Dotty a un lugar con muchas personas, no me sorprendió de cuán rápido se adaptó. Adaptarse es la palabra clave en este caso. Una vez que se acostumbró, se adaptó. Además a ella le gustaba salir a comer, entonces saber esto me ayudó a adaptarme.

 

A veces debemos ser pacientes y comprensivos. Entonces, después de algunas salidas a Banana Boat, Dotty se adaptó y así logramos tener nuestro lugar número uno para salir a comer.

 

Acostumbrábamos ir allí todos los viernes. Fue allí en Banana Boat donde Dotty conoció a sus nuevos amigos de demencia. No, sus amigos no tenían demencia, sino más bien ellos eran personas maravillosamente amables que siempre conversaban con Dotty cuando visitábamos ese lugar.

 

Banana Boat es un lugar muy concurrido pero lo que ocurría allí podría sorprenderlos. Las personas comenzaron a reservar un asiento en la zona del bar al aire libre para Dotty. Podíamos caminar hacia ese lugar y Dotty podía sentarse inmediatamente. A medida que pasó el tiempo, ellos nos esperaban. Tan pronto llegábamos, las personas comenzaban a sonreírnos y a saludar a Dotty. A ella le encantaba. Solo dos palabras: gente maravillosa.

 

A continuación les presento algunas sugerencias que debieran ayudarlos cuando salgan a comer:

 

  1. Les sugiero que si la persona que sufre de demencia está acostumbrada a un restaurante en particular y éste no es demasiado elegante, vayan allí.

 

Es mejor siempre determinar un lugar para ir. Se harán conocidos para el personal del restaurante y ellos serán gentiles.

 

En nuestro segundo lugar favorito, Eddy’s, nos asignaron a nuestra propia camarera a medida que pasó el tiempo, y ella era amable y comprensiva con mi mamá y conmigo. Era empática y comprensiva. Esto nos permitió establecer una rutina.

 

¡La camarera era fabulosa! Ella miraba a Dotty y le preguntaba, “¿toma café hoy día?”, Dotty contestaba que sí. Luego, ella le preguntaba ¿va a ordenar linguine con salsa blanca de almejas? Y nuevamente Dotty contestaba que sí. Era increíblemente maravilloso. Si, Dotty comía siempre lo mismo. Mirar a Dotty enrollar su linguine en su tenedor era también siempre increíble. Además, de alguna forma nunca olvidó cómo hacerlo. Eso sí me sorprendió.

 

  1. La facilidad del acceso se convertirá en un problema tarde o temprano.

 

Esto sucede especialmente si tienen que esperar, etc. La mesa o el lugar donde se sentarán debe ser de fácil acceso, y no debieran abrirse paso por espacios pequeños.

 

Una vez más, lo que sucedía era increíble. Nos sentábamos afuera del restaurante y esperábamos. Cuando nuestro turno llegaba, nos llamaban y todas las veces nos sentábamos en el mismo lugar y nos atendía la misma camarera. A propósito, no se los pedí, sucedió naturalmente. Yo iba a la puerta, le hacía seña a la camarera, ella me respondía y así sucedía.

 

  1. Si la atención es lenta, o no es rápida, les sugiero que jueguen el juego del menú.

 

Conversaba con Dotty sobre el menú y le pedía que me leyera algunas descripciones,  y luego, conversaba con ella sobre eso. El juego del menú es muy entretenido. Por supuesto, ustedes pueden ser más creativos y pueden traer algo para entretenerse.

 

  1. Lo más importante que siempre DEBEN EVITAR es no sentarse y permanecer en silencio.

 

Comenzarán a tener dolor de estómago de hambre y la situación se volverá incómoda. Lo sé porque al principio me sucedió muchas veces. Pero una vez que descubrí como hacerlo, nunca tuve un problema.

 

  1. Coman en el exterior del restaurante cuando puedan.

 

El McDonald es una buena alternativa. Todos necesitamos la luz del día. La luz nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, y también es la mejor forma de tomar vitamina D. ¿Saben que si una persona tiene niveles bajos de vitamina D puede volverse letárgica y a veces desarrollar síntomas parecidos a los de la demencia? Asegúrense de tomar su vitamina D.

 

  1. Los baños públicos se pueden convertir en un problema.

 

Piensen en esto. Además podrían tratar de acostumbrarse a traer consigo un cambio de ropa por si lo necesitaran alguna vez. Piensen en este punto, y siempre estén preparados.

 

  1. No duden en ordenar por su ser querido.

 

Acostumbraba a preguntarle a mi mamá, ¿vas a ordenar linguine con salsa blanca de almejas? Así de fácil.  Piensen en forma positiva. Traten de controlar la situación y al ambiente que los rodea.  A mi mamá nunca pareció importarle, y además, no sabía lo que quería comer. Yo la conocía de toda mi vida. Sabía lo que quería comer, entonces la ayudaba. No había nada de malo en ayudarla, ¿no es así?

 

  1. Encuentren un restaurante con un personal bueno, amable y comprensivo.

 

Déjenme contarles, una vez que puedan manejar la situación, se sentirán muy bien cuando salgan. Entender a las personas que trabajan con ustedes les ayudará a sentirse bien. Sé que esto es verdad porque siempre nos sucedía lo mismo. Créanlo o no, hay muchas personas maravillosas y ellas sobrepasan a las personas desagradables.

 

Estas son solo algunas de mis ideas para salir a comer con su ser querido.

 

Les puedo decir que Dotty se benefició de salir a pasear, y realmente le ayudó en su actitud y comportamiento. A Dotty le gustaba salir, y una vez que aprendimos a hacerlo, continuamos saliendo sin tener ningún problema.

 

Debemos continuar viviendo nuestra vida. Una forma de hacerlo es salir. El cuidador y su ser querido se benefician cuando continúan haciendo actividades en conjunto.

 

Conocí a muchas personas cuando salía con Dotty. Incluso conocí a mi novia. Las personas son amables. Cuando continuamos yendo a los mismos lugares, las personas ahí ven nuestro compromiso con nuestros seres queridos. Comienzan a admirarnos, y luego a respetarnos; y la mejor parte es que, cuando al ver nuestro compromiso, ellos desean ayudarnos.

 

Todo esto nos hace sentir bien. La parte extraña de nuestra situación es que, por un lado, muchos de nosotros nos sentimos abandonados por nuestras familias y amigos. Por otro lado, personas completamente desconocidas desean ayudarnos. ¿Quién lo hubiera dicho?

 

 

 

Posted in Circulo de Cuidado.