Los cortes de Medicaid perjudicarán a las hijas

Los cortes de Medicaid perjudicarán a las hijas

 

Por El consejo editorial      15 de junio de 2017

 

Aproximadamente uno en cinco hijos adultos en algún momento cuida al menos a uno de sus padres de la tercera edad, según un estudio reciente realizado por el Centro de Investigación para la Jubilación en el Boston College. La responsabilidad es especialmente seria para las hijas, quienes dedican tanto tiempo en esas tareas de cuidados como las esposas de los adultos mayores, y tanto tiempo como los hijos hombres, los suegros, los nietos y otros familiares juntos.

 

La propuesta de los republicanos de rebajar el gasto federal en Medicaid en un 25 por ciento en un período de 10 años, desviando los costos a los estados que no pudieran ofrecerlos, sería desastroso ya que las casas de reposo, los programas de cuidados en el hogar y comunitarios para los adultos mayores representan casi dos tercios del gasto de Medicaid. Una de las pocas formas en que los hijos adultos pueden obtener ayuda por las responsabilidades incluidas en el cuidado de sus padres es el apoyo de Medicaid a las personas de la tercera edad, que muchas personas de la clase media cumplen con los requisitos para recibir después de gastar la mayor parte de sus ingresos y capital en cuidados a largo plazo. Eliminar este seguro médico podría dificultar que estas personas cumplieran con los requisitos, entonces una mayor cantidad de hijos adultos tendría que cuidar a sus padres.

 

Las presiones, que ya son importantes, llegarían a ser extremas. Los investigadores en el Boston College descubrieron que estos cuidadores pasan en promedio 77 horas al mes con sus padres, el equivalente a alrededor de dos semanas de trabajo a tiempo completo. Ese tiempo significa dinero. Cálculos basados en el American Time Use Survey indican que los cuidadores efectivamente perdieron $522 billones en 2012 debido a estas responsabilidades; eso es más que el doble del costo total del cuidado formal, de $211 billones. Las mujeres cuidadoras eran más proclives que los hombres a jubilar debido a estas exigencias, y aquellas que se mantenían trabajando redujeron sus semanas de trabajo de tres a 10 horas en promedio. Los estudios indican que más allá de este sacrificio, los cuidadores gastan el 35 por ciento de su propio presupuesto en cuidar a sus padres.

 

El cuidado de pacientes también tiene un impacto negativo en la salud física y mental. Las mujeres que cuidan a sus padres informan sufrir más dolores, y definitivamente gastan más de su propio dinero en su propio cuidado médico. Ellas al igual que los hombres dijeron que están más deprimidas y que tenían peor salud por estar cuidando a sus padres.

 

Incluso si el gasto de Medicaid no se rebajara, la solicitud de cuidados a largo plazo aumentaría debido al envejecimiento de los baby boomers (personas nacidas entre 1946 y 1965), lo que llevaría a aumentar la confianza en los hijos adultos y en sistemas de cuidados formales. Esa dinámica en desarrollo no es un problema para un futuro lejano. Los individuos más jóvenes de la generación de los baby boomers tienen ahora 52 años, y las mayores tienen 71. Más de la mitad de las personas con 85 años necesitan ayuda en una o más actividades básicas, ya sea levantarse de la cama, caminar en un cuarto, ir al baño, bañarse, vestirse, comer, tomar medicamentos, usar el teléfono, comprar y cocinar.

 

Un sistema de cuidados de personas que se encuentra evidentemente en problemas colapsaría frente a los próximos importantes cortes en Medicaid.

 

Si la salud, la prosperidad y la dignidad estuvieran a cargo de la elaboración de políticas, los legisladores estarían buscando formas de aumentar la cobertura de Medicaid, no de destruirla.

 

Acerca del consejo editorial de The New York Times: está formado por 16 periodistas con un amplio espectro de áreas de experiencia. Su principal responsabilidad es escribir editoriales en The Times, que representan el parecer del consejo, de su editor y editorial.

Posted in Circulo de Cuidado.