El trato respetuoso a los #adultosmayores @APlaceforMom

Por: Dana Larsen

El respeto a los adultos mayores presentes en nuestras vidas debiera ser un valor arraigado en cada uno de nosotros. El objetivo de tener buenos modales es tratar a nuestros adultos mayores con dignidad y respeto. Lamentablemente, estas valiosas costumbres han sido olvidadas en gran medida en nuestra sociedad actual.

El mundo actual ha cambiado mucho, con la tecnología a la vanguardia de la comunicación humana. Se han comenzado a olvidar los buenos modales debido a los ajetreados horarios de nuestra vida familiar y trabajo, además de adoptar el ciberespacio como la principal fuente de comunicación con las demás personas. En lugar de tratar a nuestros adultos mayores con el aprecio y respeto que se merecen, muchos de nosotros estamos muy ocupados o simplemente os olvidamos no solo a ellos sino también olvidamos sus contribuciones a sus comunidades y familias.

El trato respetuoso a los adultos mayores

Las personas de la tercera edad son individuos extraordinarios. Disponen de un mundo de experiencias para enseñarnos a sobrellevar los cambios y manejar la adversidad en nuestra vida. Incluso si sus oídos o memorias ya no son lo que fueron alguna vez en su vida, nuestros adultos mayores poseen una gran sabiduría para compartir. Las generaciones más jóvenes deben aprender la importancia de respetarlos y tomarse el tiempo para escucharlos y pasar tiempo con ellos.

La Dra. Cheryl Woodson, geriatra y autora de “To Survive Caregiving: A Daughter’s Experience, A Doctor’s Advice,” y “The Doctor Is In: Answering Your Questions about How to Survive Caregiving” cree firmemente en tratar a los adultos de edad avanzada con el respeto que se merecen:

“Detesto cuando las personas llaman a los adultos mayores ‘lindo o linda.’ Mi tía Terri de 89 años organiza todas las distribuciones de asientos para los eventos y viajes de su grupo de adultos de la tercera edad. Ella enseñó cinco clases de baile al año hasta hace dos años cuando pensó que la pérdida de su habilidad de escuchar la volvía una profesora inadecuada, incluso sus alumnos no estaban de acuerdo. … Estas personas son muy potentes. Ellas crearon las comodidades que los norteamericanos dan por hecho. No son tiernos como los bebés o cachorros, y pienso que es una falta de respeto tratarlos como si lo fueran. Debemos tratar a nuestros adultos mayores con respeto, incluso si sus cuerpos o mentes comienzan a fallarles”.

Cuando la discriminación por nuestra edad es desenfrenada

Las personas pueden sentirse incómodas al enfrentar las emociones del envejecimiento y los desafíos y problemas de los años dorados. La discriminación debido a la edad se define como una tendencia a mirar a las personas mayores como individuos débiles, que no merecen atención. Desafortunadamente este sentimiento existe en todas partes, pero debemos recordar que los ancianos son personas que poseen muchos conocimientos que han vivido las desdichas y alegrías de la vida. Ellos poseen un bagaje de experiencias para contribuir a la sociedad a través de la sabiduría que han alcanzado en sus vidas, aunque sea una historia de su vida o de historia. Es más que respeto; significa en verdad tomarse el tiempo para escuchar a nuestros padres y abuelos.

El simple acto de prestar atención funciona a la perfección, incluso si nuestros seres queridos padecen de alguna enfermedad cognitiva como la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia. La compasión, la paciencia y aprender a poner atención en los pequeños detalles no solo alegrarán sus días sino también casi siempre animará el suyo. Después de todo, pasar tiempo de calidad con ellos y aprender historia o incluso aprender de su historia familiar pueden transformarse en recuerdos irremplazables.

Nuestros abuelos y padres nos criaron para creer en el valor de tratar a los demás con cortesía y respeto y en la importancia de un apretón de manos. Estas generaciones pasadas se han aferrado a su dignidad, ética, fe, honestidad e integridad. Estas son las razones de por qué los comentarios negativos o incluso el ponerlos en un nivel inferior no está bien, aun cuando el objetivo sea protegerlos más que dañarlos.

La Dra. Woodson explica:

“Una de las cosas que más me molestan es cuando los cuidadores llaman a los adultos mayores por sus nombres.  Ellos lo hacen pensando en que tratarlos con familiaridad significa que se sentirán más cercanos y que es menos intimidante para ellos. Esto puede suceder con los niños y con las personas con demencia quienes han vuelto al pasado y solo recuerdan sus nombres de pila. Sin embargo, para muchos adultos mayores es mala educación, especialmente cuando la persona que se comunica con ellos es más joven. La gran mayoría de los individuos de edad avanzada no harán comentarios, pero se retraerán lo que evitará que se logre una comunicación más profunda”.

Lo que los cuidadores deben comprender

Ser cuidador puede ser una gran responsabilidad, pues este trabajo puede ser emocional y físicamente agotador. Implica devoción y paciencia ya que la pérdida de independencia es una de las transiciones más difíciles para cualquier persona que repentinamente necesita la ayuda de un cuidador. Ser paciente en situaciones difíciles puede ser extenuante, pero tratar a nuestros mayores con respeto es siempre la mejor alternativa.

Es importante recordar que debemos ser no solo considerados sino también respetuosos con las personas cuyos cuerpos y mentes les están fallando debido al paso del tiempo. La discriminación contra la tercera edad existe, pero ser amable y mostrar compasión es al menos un paso en la dirección correcta en un mundo donde a menudo los buenos modales escasean.

Para más información sobre la Dra. Woodson y sus libros, visite su blog: “Straight Talk with Dr. Cheryl.” Facebook, o sitio web.

¿Ha tenido alguna experiencia con la discriminación de adultos mayores? ¿Cómo debe la sociedad manejar la falta de respeto hacia nuestros adultos mayores? Comparta sus pensamientos en los comentarios.

Sobre el autor: Dana Larsen es escritora, artista, editora, bailarina y fan de la comida y vive en la costa del noroeste del Pacifico. Originaria de Alaska, Dana es una apasionada de la vida al aire libre y de vivir las aventuras que nos regala la vida. Se graduó con honores de la Universidad de Washington con mención en inglés y comunicaciones; sus artículos han sido publicados en variados medios digitales e impresos. Le encanta conectar al público con diferentes temas y es también una defensora de apoyar y mejorar la vida de las personas afectadas con la enfermedad de Alzheimer y con otros tipos de demencia. Vea el perfil de Dana en Google.

Posted in Circulo de Cuidado.